Qué debería incluir un sistema completo de seguridad para transporte público

La opinión de Pablo Belmaña, director comercial de Dahua Argentina

El transporte público es parte del alma de las grandes ciudades. Este cumple una función relevante en el día a día de las personas. Sin embargo, factores como el aumento de las amenazas de la seguridad de conductores y pasajeros, y el deficiente control operativo, están limitando las capacidades de los operadores para gestionar de forma óptima sus flotas y garantizar la seguridad.

Los colectivos de Argentina están incorporando cámaras de videovigilancia a bordo, pero qué tiene que tener un sistema de transporte público para lograr una seguridad integral:

  • Cámaras de alta resolución: es imprescindible colocar cámaras en distintos puntos del colectivo, en la puerta delantera, en el interior y al frente de la unidad. Pueden ser de diferentes aspectos, tales como domo plano, mini globo ocular y mini domo. Las de función WDR permiten capturar calidad de imagen optimizada incluso en un ambiente con alto contraste de luz solar.
  • Sistema de alarma: las cámaras conectadas con las grabadoras de video contribuyen a proteger a los pasajeros y conductores, evitando hurtos, vandalismo y accidentes. El centro de control puede recibir una notificación inmediata mediante la red 3G o 4G al momento que suceden incidentes a bordo.
  • Dispositivos para una rápida comunicación: botones de pánico y dispositivos de comunicación bidireccional con la plataforma central para solicitar ayuda en caso de emergencia.
  • Conexión 3G o 4G: para que el centro de datos de control pueda monitorear e intervenir de forma inmediata mediante una conversación por audio, al momento en que se produce una situación anormal.
  • Rastreo de vehículo: se pueden establecer diversas zonas en el mapa electrónico del cliente a fin de determinar la ruta correcta, límite de velocidad, zona de conducción, prohibida, de partida y arribo. Es importante que se integre tanto con mapas en línea como fuera de línea.
  • Sistema de detección: se trata de sensores que detectan colisiones o vuelcos del vehículo y envían una alarma para notificar al centro de control.
  • Cámaras resistentes con tecnología antivibración: cuando el vehículo se encuentra andando, los impactos y la vibración a bordo son las principales causas de pérdida de video. Por esto, es importante contar con la tecnología adecuada de seguridad a bordo, que permita proteger el sistema de un pico de tensión y de la vibración, como así también de la resistencia al polvo y agua.
  • Protección antidesconexión: un supercondensador para lograr una desconexión gradual en caso de un corte repentino del sistema, evitando así las pérdidas de datos y extendiendo la vida útil del disco rígido. Su funcionamiento continúa durante alrededor de 5 segundos después del corte.
  • Transferencia de red: este es un ítem que beneficiará a las empresas. Cuando los vehículos arriban a la estación terminal, las grabadoras pasarán de la red 3G o 4G a la red W fi para realizar copias de seguridad de los datos en el centro de control, permitiendo un ahorro del tráfico de red.


Un sistema confiable es la clave del funcionamiento de la videovigilancia en vehículos en movimiento. Con equipos de cámaras especializadas, visualización de video en vivo, DVRs y plataformas de software es posible capturar imágenes en alta resolución dentro y fuera del colectivo para mejorar la seguridad y evitar accidentes. Otras funciones que benefician al negocio como conteo de personas, fraude de precios o gestión de la ruta, se irán agregando a medida que mejore el tema principal, que es la seguridad.

(*) Pablo Belmaña: Director comercial de Dahua Argentina


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores