Los desafíos y oportunidades de 5G para las telcos

La opinión de Santiago Pérez Solaeche, ingeniero de preventa Mobility, Logicalis Argentina

Durante el Mobile World Congress 2018, que todos los años se realiza en Barcelona, 5G fue uno de los temas dominantes. Si bien no existe un año preciso de su lanzamiento en la Argentina —algunos especulan que será en 2021, otros en 2022— esta tecnología representa un hito en las agendas de todos los proveedores de servicios móviles.

Históricamente, la evolución de las redes móviles tuvieron a las comunicaciones de datos como su principal detonante, ya que cada vez se requería mayor velocidad de transmisión. Sin embargo, cuando hablamos de 5G, la evolución va más allá de simplemente la velocidad. Mientras que la tecnolgía 4G-LTE buscaba dar mayor ancho de banda, en el caso de 5G, además de ofrecer mayor velocidad, también se orienta a la inmediatez de la información, para servicios donde lo importante no es la cantidad de información recibida, sino que se la reciba de forma oportuna.

Para el lanzamiento de tecnologías anteriores, desde GPRS hasta LTE, las telcos se preparaban para operar las redes de una forma tradicional, si bien la tecnología avanzaba, las formas de operatoria eran similares. Las oportunidades y desafíos que se abren para los proveedores de telecomunicaciones frente al 5G, son otros, e incluyen cambiar los paradigmas y perfiles en la operación de estas empresas, para alcanzar la meta de ser un proveedor de servicios digitales de la mano de la transformación digital.

En un mercado con una base de suscriptores relativamente estable, esta tecnología ofrece nuevos servicios, lo que permitirá aumentar la base de suscriptores activos. Asimismo, 5G representa la posibilidad de incrementar el promedio de ingreso por usario (ARPU, por sus siglas en inglés) que en los últimos años disminuyó. Por ejemplo, hace unos años, un abono de 256MB podía tener un precio equivalente al que hoy pagamos por uno de 3GB.

Términos que cada vez suenan más frecuentemente, como IoT (Internet of Things), IoE (Internet of Everything) o Smart cities, se verán potenciados con el 5G, orientándolos más al negocio. Servicios de misión crítica como, por ejemplo, los autos autónomos, semáforos inteligentes, sensores en maquinarias y otros dispositivos, se conectarán a estas redes y para ello se requiere que la información llegue de forma rápida y oportuna para tomar las decisiones correctas.

Así como el proceso de transformación digital lleva a todas las empresas a replantear sus modelos de negocios, las telcos, esos gigantes que parecían invencibles, frente a esta tecnología, comienzan a ver sus operaciones amenazadas. Como el resto de los jugadores tendrán que ver cómo pueden enfrentar los desafíos y transformarlos en oportunidades. Su ventaja: frente a este panorama se despliega un abanico para ofrecer nuevos productos y servicios. Será quienes sepan adaptarse a ellos los que llegarán a la meta.

(*) Santiago Pérez Solaeche: Ingeniero de preventa Mobility, Logicalis Argentina


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores