Cómo los gobiernos pueden apoyar el avance de la inteligencia artificial

La opinión de Naveen Rao, corporate vice president y general manager del Grupo de Productos de Inteligencia Artificial en Intel Corporation

La mayoría de las personas está de acuerdo en que la inteligencia artificial (IA) transformará a la sociedad moderna de manera positiva. Desde autos autónomos que salvarán miles de vidas, hasta programas de análisis de datos que finalmente puedan descubrir una cura para el cáncer, o máquinas que dan voz a aquellos que no pueden hablar, la IA se conocerá como una de las innovaciones más revolucionarias de la humanidad.

Pero ese fantástico futuro está muy lejos, y el camino para llegar hasta allí todavía está en construcción. Nunca antes la sociedad había emprendido una transformación tan significativa de manera tan deliberada, y no existen planes para guiarnos. Sin embargo, una cosa está clara: la inteligencia artificial es más grande de lo que cualquier empresa, industria o país puede abordar por sí misma. Tomará todo nuestro ecosistema tecnológico y los gobiernos del mundo para realizar la plena promesa de la IA.

La industria y la academia han estado persiguiendo activamente este futuro por bastante tiempo, y las primeras soluciones ya están teniendo un impacto. Las entidades gubernamentales han sido más lentas en participar, pero ahora están elaborando estrategias para avanzar en la IA y resolver algunos de sus mayores desafíos. China, India, el Reino Unido, Francia y la Unión Europea ya han presentado planes formales para IA, y esto es bueno. Necesitamos más países para desarrollar estrategias de IA, especialmente los EE.UU.

En última instancia, los gobiernos, la industria y el mundo académico deberían colaborar para el avance de la IA. Un acuerdo público-privado ideal aplicaría la regulación con moderación al mismo tiempo que fomentaría la innovación y un ecosistema próspero. Es el tipo de acuerdo por el que Estados Unidos es conocido, y una razón clave por la cual la mayoría de los grandes logros de la industria de la tecnología surgieron de compañías basadas en los EE.UU.

En mi rol como líder de los programas de Inteligencia Artificial de Intel, a menudo me preguntan cómo los gobiernos pueden ayudar al progreso de la IA. A esa pregunta, ofrezco tres prioridades:

Educación

Comenzando en los grados de primaria, los sistemas escolares deben comenzar a pensar en sus planes de estudio teniendo en cuenta la inteligencia artificial, incluido el desarrollo de nuevas pistas educativas. Un primer ejemplo de esto es el programa de grado de IA en desarrollo en la Universidad Nacional de Australia. Este programa, el primero en su clase, está siendo diseñado por la profesora de informática Genevieve Bell. Se necesita más. Las escuelas también pueden tomar medidas provisionales para incentivar mejor las vías de STEM desde una edad temprana. La matrícula con descuento o los programas de licenciatura acelerada para científicos de datos pueden ser una forma de producir más científicos que necesitamos desesperadamente para realizar plenamente los beneficios de la IA.

Luego está el lado del usuario. Así como las escuelas solían enseñar habilidades básicas de mecanografía o computación, tendrían que enseñar habilidades computacionales guiadas para que las personas que trabajan con máquinas puedan interactuar exitosamente con ellas. Debido a que algunos trabajos serán seguramente automatizados en el futuro de la IA, también es importante enfatizar habilidades que son exclusivamente humanas. La interacción persona a persona nunca desaparecerá, y aquellos que sean buenos en eso tendrán una gran demanda.

Investigación y desarrollo

Para diseñar una política pública efectiva, los gobiernos deberían desarrollar una perspectiva de IA. Una de las mejores maneras de hacerlo es a través de I+D financiado a nivel nacional. Grandes programas ya están en marcha en torno a la explicabilidad algorítmica tanto en EE.UU. Como en Europa. En el Reino Unido específicamente, las iniciativas financiadas por el gobierno están abordando el uso de la IA para el diagnóstico precoz de la enfermedad, la reducción de las enfermedades de los cultivos y la prestación de servicios digitales en el sector público. Esto es bueno y se necesita más.

Los gobiernos de todo el mundo deberían apoyarse en el desarrollo de métodos efectivos de colaboración y compromiso humano-IA, encontrar formas de garantizar la seguridad y protección de los sistemas de inteligencia artificial, y desarrollar conjuntos de datos públicos compartidos y entornos para entrenamiento y pruebas de IA. Muchos de estos desafíos se abordarán a través de colaboraciones entre la academia, la industria y el gobierno, y estos últimos financiarán más proyectos de investigación a través de instituciones como la National Science Foundation y el National Institute of Standards and Technology. Estos esfuerzos contribuirían en gran medida a aclarar los requisitos normativos que serán necesarios en nuestro futuro de IA.

Regulación

IA afectará una gran cantidad de leyes y regulaciones. Existen densas marañas de políticas en torno a la responsabilidad, la privacidad, la seguridad y la ética, todas las áreas en las que la IA podría entrar en juego y donde se necesita un debate reflexivo antes de desarrollar leyes y regulaciones. Los gobiernos demasiado ansiosos por proscribir a la IA en diversas formas obstaculizarán el avance de la IA.

Un avance temprano y positivo sería la liberación de datos gubernamentales. En todo el mundo, los gobiernos tienen acceso a una gran cantidad de datos útiles que podrían impulsar el aprendizaje profundo y acelerar la entrega de algo de IA. Esta información debe ser liberada de una manera responsable y segura.

La salud es un área donde los beneficios inmediatos serían profundos. Los datos desidentificados de registros médicos, conjuntos de datos genómicos, programas de investigación y tratamiento podrían dar a IA la información necesaria para hacer descubrimientos innovadores en salud mental, enfermedades cardiovasculares, terapias con medicamentos y más. Permitir el acceso federado a los datos de los repositorios distribuidos en diferentes sitios, todo mientras se preserva la privacidad y la seguridad, impulsaría a la IA hacia adelante en nuestra búsqueda global por una mejor salud.

Si bien todos miramos con optimismo un futuro impulsado por la IA, queda mucho trabajo por delante. Nos llevará a todos a trabajar de forma colectiva, industria, academia y gobierno, para lograrlo. Esperamos lograr juntos los impactos positivos que traerá la IA.

(*) Naveen Rao: Corporate vice president y general manager del Grupo de Productos de Inteligencia Artificial en Intel Corporation


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores