Seis tecnologías para transformar la banca digital en 2021

Escribe Jonhy Ivan Clavijo, Director de Ventas para el norte de América Latina, CommScope

Durante el 2020, las instituciones financieras enfrentaron uno de sus momentos más críticos, el cierre temporal de todas las sucursales bancarias en la región, lo cual les obligó a repensar la definición de ‘banca digital’ y transformar las experiencias de sus clientes mediante la aplicación de datos, análisis, tecnología e innovación. Aquí hablaremos de seis tendencias tecnológicas que serán fundamentales para transformar la banca digital a lo largo del 2021.

La experiencia digital del usuario


Hoy en día, es importante que los bancos proporcionen una funcionalidad digital que sea a la vez simple y rápida, no sólo para la apertura de una nueva cuenta o para solicitar un préstamo, sino que las organizaciones se deben centrar en los procesos internos, los procedimientos y el flujo de datos para permitir el trámite de servicios bancarios en menos de un minuto, y así satisfacer las crecientes demandas de los clientes.

En algunos casos, las instituciones financieras pueden separar su capa de presentación externa de su capa de datos de back-office para crear experiencias de consumidor digitales mejoradas. Más allá de la apertura de cuentas y la combinación de cuenta corriente con ahorros, los nuevos servicios deberán ofrecer una participación digital simple y personalizada, lo cual representa una experiencia de usuario mejorada.

Inteligencia artificial para la personalización predictiva


Los especialistas en marketing financiero se enfrentaron a un gran reto con la llegada de la COVID-19, pues la comunicación sobre cierres de sucursales necesitaba transformarse rápidamente en mensajes personalizados sobre aplazamientos de pago de préstamos y cómo utilizar herramientas digitales poco conocidas. A partir de este año, veremos la próxima evolución del marketing financiero, donde se utilizará el análisis avanzado de la inteligencia artificial para obtener una personalización predictiva.

Teniendo como resultado sitios web personalizados, recomendaciones financieras en tiempo real y un nivel de capacidades de prueba y aprendizaje mucho más allá de lo que se imaginaba hace unos años, y aunque aún hay muchas instituciones que no cuentan con esta tecnología, será una tendencia clave de transformación digital para el éxito en 2021.

Migrar hacia el borde


La computación en la nube o cloud no dejará de ser una preocupación en temas de seguridad de información y la accesibilidad de datos. En este aspecto, la computación en la nube combinada con Edge creará una arquitectura en la nube más distribuida, que ayudará a mejorar la capacidad de la red para hacer frente al IoT (Internet of Things), así como otras aplicaciones de baja latencia.

Al trasladar parte de la carga computacional hacia el borde de la red mediante la computación en el borde, se dejan de usar servidores centralizados, de manera que se aprovechan las capacidades computacionales que están sin explotarse. Además, se espera que la computación de borde ofrezca enormes oportunidades de crecimiento en hardware y software, por lo que proveedores tradicionales de contenidos y empresas de muchos otros sectores verticales han empezado a invertir en edge computing.

Inversión tecnológica para garantizar la ciberseguridad


De acuerdo con lo que vimos anteriormente, mejorar la experiencia del cliente es la principal prioridad corporativa y esto está conectado al aumento de la inversión tecnológica en soluciones de privacidad y seguridad. En la híper-conectividad que ofrecen hoy, cada conexión es una puerta de entrada a la red del banco y un acceso no autorizado puede ser difícil de detectar y evitar. Para estos casos, soluciones tecnológicas como AIM ImVision® pueden ser de gran ayuda, pues son capaces de realizar un seguimiento de todos los cambios en la capa física en tiempo real y rastrear conexiones no autorizadas.

Redefinir los espacios de trabajo


Las instituciones financieras, como muchas otras empresas, están reconsiderando la forma en que trabajan. A medida que la pandemia se extendía de semanas a meses, el trabajo remoto se fue normalizando y no se espera un regreso total a los espacios tradicionales de oficinas corporativas en el futuro próximo. Ahora empezaremos a ver oficinas más flexibles y muchas organizaciones verán el trabajo remoto como parte del futuro mientras intentan encontrar nuevas formas de reducir los costos para competir mejor con las organizaciones digitales.

El aprendizaje automático se convierte en un imperativo financiero


El aprendizaje automático es una rama de la inteligencia artificial que utiliza datos para permitir que las máquinas aprendan a realizar tareas por sí mismas. Esta tecnología ya está activa y se utiliza en predicciones automáticas de respuesta por correo electrónico, asistentes virtuales, sistemas de reconocimiento facial y ahora en el sector bancario.

En este sector se han identificado cuatro áreas principales para la aplicación de aprendizaje automático: la automatización, la personalización, las interacciones hombre-máquina y la seguridad. Por ejemplo, para la detección de fraudes, el aprendizaje automático utilizará técnicas para la identificación de anomalías y otros tipos de modelos de reconocimiento de patrones para reconocer cualquier riesgo para la red del banco.

Estas tendencias serán clave para transformar la banca digital y ofrecer un mejor servicio a los usuarios de todo el continente. El reto para los clientes será conocer y dominar las nuevas aplicaciones que las instituciones financieras pondrán a nuestra disposición, esto permitirá que podamos realizar cualquier trámite bancario sin necesidad de acudir a una sucursal, garantizando nuestra salud y bienestar mientras continuamos enfrentando la pandemia.

(*) Jonhy Ivan Clavijo: Director de Ventas para el norte de América Latina, CommScope


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores